Alicia

Me está encantando tu libro.
Volveré a por el segundo.

Anuncios

El tocador de Raquel Arañón

Alfonso Biescas. Surferviviente.
Cuando has sido surfero, el resto de cosas que hagas posteriormente en la vida, siempre serán secundarias; no por ello no serán importantes, pero cuando uno ha cogido olas, tu filosofía de vida cambia. Entiendo perfectamente a Alfonso cuando habla de este deporte porque he tenido la gran suerte de poder practicarlo durante años en el Cantábrico.

Alfonso Biescas, pionero del surf enZarautz entrando por primera vez con un tablón el 2 de agosto de 1967 sorprendiendo a una sociedad conservadora, que no sabía si admirarlo por su proeza o tomarlo como loco… ¡Quien le iba a decir! a Nito como le llamaban entonces que años después Zarautz sería una de las playas de circuito pro internacional de surfistas.

Nuestro protagonista nace en Bilbao, estudia arquitectura y bellas artes en Barcelona y de una forma totalmente fortuita llega a Formentera con algunos familiares; es en ese momento donde se enamora de la luz tan especial que tiene la isla. Y repetirá vacaciones en este idílico lugar en veranos sucesivos.

A través del surf llega al mundo de la moda, colaborando con Custo Line. Los hermanos Dalmau contratan a Alfonso como diseñador de estampados de camisetas surferas, catálogos, etiquetas, etcétera… el surf en ese momento era un tema desconocido, y él como pionero dominaba la cultura del surf en todos los campos. Tras esta primera inmersión en el mundo de la moda trabajará posteriormente para Inditex, Mango, Toni Miró, etcétera, entre otros, dedicándose a la estampación y a la imagen corpoativa del mundo textil durante un período de 10 años. Por entonces España entra en una crisis años 90-92 y Alfonso empieza a vivir temporadas en la isla. Es en ese momento cuando empieza a pintar una serie de acuarelas espontáneas de tema étnico; que animado por turistas y lugareños venderá en el mercadillo de la Mola; llegando a pintar aproximadamente unas 29.000 acuarelas. Este tipo de obra lo realiza hasta el 2006 donde comienza a pintar las derrotas; se denomina con este nombre a pinturas apaisadas, que forman dibujos sucesivos y que se utilizaban en la antiguedad como dibujos explicativos tipo cartografía. Con esta inspiración sus acuarelas están pintadas de tal forma que se pueden unir, sin que importe el orden o la forma como se coloquen, porque visualmente siempre coinciden. En la actualidad sigue con la misma técnica pero con un formato inferior al de los inicios. Diariamente y de una forma metódica dibuja en pequeños cuadernos faros de las islas y del resto de la península, que podeis ver en su blog [Mis faros]

Complementariamente a su amor por la pintura, desarrolla su parte literaria de una forma casual. En el 98 fallecen us padres y decide hacer el Camino de Santiago, durante el camino escribe un diario, que cae en manos de una editora que le propone editar su experiencia y de esta forma nace Una idea peregrina. Con este libro inicia su andadura en el mundo literario escribiendo una trilogía que son básicamente guías noveladas tituladas: Luz de verano (2010) Luna de Formentera (2011) y Amanecer en Formentera (2012)

 

 Llegué a él por casualidad como si de una especie de radar se tratara, no sabía nada de su persona, ni de su trayectoria profesional ni personal… pero como si de un mar con fuerte resaca se tratara, un alma surfera supo encontrar entre tanta gente a otra de su especie, y es que Alfonso Biescas ha sido todo un hallazgo. Solo puedo decir que ha sido un placer sentarme a su lado y escuchar una pequeña porción de su apasionada vida. Os dejo muestra de su obra.

Podeis adquirir sus libros y sus acuarelas en el mercadillo de la Mola [Formentera de mayo a octubre]

Carlos

Alfonso,
te conocí en el mercado de la Mola de Formentera al comprar este pasado junio tu Trilogía. Tengo que reconocer que estoy enamorado de la isla y al leer las novelas no solo me he reído sino que he revivido lugares que me encantaron. Me han gustado y se las he dejado a amigos que van a ir a la isla ahora en septiembre.
Por cierto ¿cómo conseguir tus libros del Camino?
Y… habrá cuarta novela con la llegada de Nathalie?

Formentera no existe

Atardecer. El Sol en Formentera no se va nunca sin despedirse. Y con la luz todavía en los ojos, uno puede volver a partir. Lo mejor es hacerlo sin meta. Y caminando por estos lugares, podrá suceder que nos encontremos con un hombre y una mujer en bicicleta. Si ella es oriental y él parece un marciano muy simpático, entonces es fácil de entender de quiénes se trata: de Chelo y Alfonso, que después de las novelas Luz de verano y Luna de Formentera, se sienten transportados a alturas celestiales y como protagonistas que dan la vuelta a la isla se han convertido en parte integrante del territorio (para quien haya tenido ya el placer de seguirlos en las dos novelas)

[Extraído de Formentera no existe de Stefania Campanella]

Yolanda

Estuve hace unas semanas por la Mola y te compré los tres libros de la Trilogía de Formentera, no sé si lo recordarás. Pues bueno, quería darte las gracias por lo mucho que me has hecho disfrutar, porque una vez de vuelta a la ciudad ha sido como prolongar esos días tan bonitos en la isla.
Por cierto, compré en San Francisco Una idea peregrina… ya te contaré.

Litelectures

Luz de verano en Formentera, Alfonso Biescas 2010
Luna de Formentera, Alfonso Biescas 2011.

Alfonso Biescas és un dels personatges que un troba quan bada pel mercat de la Mola, a Formentera. Es tracta d’un pintor, surfista, arquitecte, dissenyador i ara també escriptor, que ven els seus productes en una parada del Pilar de la Mola, al costat d’un munt d’artesans, músics, visionaris, hippies i fauna diversa que habita l’illa. Biescas és un innovador: va començar a fer surf a Zarautz quan ningú ni tan sols sabía què dimonis era una taula de forma allargada que no servía per planxar; va decobrir Formentera quan la bogería del turisme encara no havía envaït l’illa i se’n va enamorar perdudament: és un tio ferm, amb idees clares i amb una noblesa d’esperit que espanta; i es divertit, almenys m’ho va semblar quan li vaig comprar a ell mateix els dos llibres del títol al Pilar de la Mola, a més d’una petita marina on retrata l’illa de s’Espalmador.


L’autor, Alfonso Biescas Vignau.

Ell diu que és més pintor que escriptor. De fet, quan li compres el llibre t’adverteix: Yo no soy escritor pero me he liao… i d’aquí han sortit aquestes dues guíes de Formentera novel·lades. Cal puntualitzar que Biescas té més bibliografía, sobretot la dedicada al Camí de Santiago, que ha recorregut més de quinze vegades per diferents vertents.

El primer dels dos llibres cronològicament parlant es Luz de verano. Es tracta d’una guía novel·lada en què l’autor ens porta per diferents racons de Formentera sensa pressa, amb afecte per la terra i amb una noia japonesa que és músic i que toca el cello, la veritable excusa per recórrer tota l’illa amb una passió inusitada. Si ets a Formentera fa gracia anar seguint les platges on es banyen els dos protagonistes, els bars o restaurants on esmorzen i les rutes que ataquen amb bicicleta o cotxe eléctric. El llibre no pretén ser una meravilla literària pero es pot lleguir i fins i tot seguir per visitar l’illa.

El segon llibre, Luna de Formentera, està escrit amb un objectiu: acabar de descriure alguns indrets de l’illa que Biescas pensa que va a deixar de banda en el primer relat i ho fa amb l’excusa de la relació entre els dos protagonistes, que es retroben i tornen a recórrer Formentera. Cal dir que Biescas no aconsegueix l’efecte de Luz de verano: hi ha més relació dels personatges que guía de Formentera però es tracta d’una relació que no avança, que està estancada des del primer llibre. A més, Biescas es posa cursi sovint i el llibre acaba avorrint.

Penso que Alfonso Biescas va tenir una bona idea en novel·lar la guía de Formentera que tenía al cap quan va fer Luz de verano i que en aquest cas no se li pot demanar que escrogui com Manuel de Pedrolo, pero el segon, Luna de Formentera, sobra y no aporta cap novetat.